La NASA acelera el ritmo para volver a la Luna. Parece que a la Agencia Espacial Estadounidense, al gobierno de Estados Unidos, no le ha gustado el último avance de China en la Luna, y han acelerado para volver a enviar humanos a la Luna. Concretamente, al polo sur de la Luna.

Hace unas semanas, poco después de los sorprendentes experimentos de China en la Luna, la NASA afirmó que la próxima vez que fueran a la Luna sería para quedarse. Los módulos 3D de construcción de edificios pueden ayudar en ese objetivo (de hecho, se están diseñando para Marte).

El plan era empezar los preparativos en el satélite en 2024 para un desembarco en 2028, pero parece que hay prisa en la NASA por volver a la Luna, y acaban de anunciar, mediante el administrador Jim Bridenstine, que el objetivo es ir a la Luna en 2024.

No sabemos si se trata de una de las misiones previas al desembarco definitivo del ser humano en la Luna para establecer una colonia o si, de hecho, intentarán cumplir plazos para establecer una base permanente en la Luna, pero sí se sabe que se ha elegido el polo sur.

El motivo por el que la NASA quiere ir al polo sur de la Luna en 2024 es porque se trata de una zona que intriga a la ciencia y que, además, contaría con diferentes elementos que permitirían que hubiera agua (uno de los ingredientes fundamentales para la vida).

¿Lo sabías?  Una sustancia presente en el vino para enviar astronautas más ‘fuertes’ a Marte

Esto no quiere decir que haya agua en la Luna, pero se trata de una zona inexplorada que podría contar con una abundancia de elementos como hidróxido en el satélite y la NASA cree que es buena idea iniciar la exploración.

Esta misión será parte de un ambicioso plan para conquistar, definitivamente, la atmósfera terrestre, la Luna y Marte en los próximos años.