Internet

Cómo bloquear el acceso a un sitio web desde una computadora o teléfono móvil

Muchas razones pueden haber tras la intención de bloquear el acceso a algún determinado sitio web. Ya sea por motivos de control parental, como mecanismo para aumentar la productividad e incluso, resguardar el consumo de ancho de banda en ciertos entornos, vale la pena conocer cómo ejecutar estas configuraciones.

Independientemente del dispositivo que uses, sea un ordenador o móvil, la mayoría de los caminos llevan a la edición del archivo hosts, que forma parte del sistema y actúa como filtro para las conexiones que se realicen con la red.

Todos los caminos llevan al archivo hosts

En rigor estricto, el mencionado archivo hosts se encarga de que un determinado dominio resuelva hacia una dirección IP diferente a la señalada por su servidor de DNS. En sí, este archivo puede ser objeto de un uso más versátil, pero para realizar un bloqueo, la salida más práctica radica en la modificación de este archivo, para desviar la solicitud y así denegar el acceso a algún portal.

Sea cual sea el sistema operativo que utilices, este debería contar con un archivo hosts, todos con similar estructura.

En este archivo, para realizar bloqueos, basta con agregar a su última línea desde un editor de textos una dirección IP inexistente (un buen ejemplo es 0.0.0.0), seguida de un espacio y el nombre de dominio a bloquear. 

Una línea de bloqueo quedaría de la siguiente forma: 0.0.0.0 sitiofalso.com, donde los primeros números señalan una IP falsa para redirigir a un punto muerto, acompañada de un espacio y la url que se pretende bloquear.

Para acceder al archivo hosts, es necesario conocer su ubicación en el sistema que ocupes y contar con permisos administrativos para editarlo y poder guardar tus cambios.

Editar manualmente el archivo hosts

En Windows: En la dirección C:\Windows\System32\drivers\etc, encontrarás un archivo llamado “hosts”, a secas, sin extensión. Para editarlo, es necesario que ejecutes el Bloc de Notas como administrador y añadas las líneas de bloqueo que desees.

En macOS: Para Mac el procedimiento es similar. Desde una Terminal, debes ingresar el comando sudo nano /etc/hosts. Tras ingresar la contraseña de tu cuenta de usuario, se desplegará en la misma terminal un editor de texto, que se maneja sólo con el teclado.

En Linux: El procedimiento es idéntico al de macOS. Desde una Terminal, debes ingresar el comando sudo nano /etc/hosts y realizar los cambios desde ahí mismo. Algunas distribuciones incluyen directamente en sus configuraciones un editor gráfico, más sencillo y amigable, pero esto varía según la propuesta de cada caso en particular.

En iOS: Aquí el proceso es más sencillo y no es necesario editar el archivo de texto directamente. Desde las Configuraciones de tu dispositivo, debes acceder al apartado General, luego a Restricciones, donde luego debes entrar a la sección Sitios Web. Ahí puedes agregar una lista de sitios a bloquear que aplica para el sistema en general, no sólo al navegador Safari. Para confirmar los cambios se solicitará tu PIN de desbloqueo.

En Android: Esto sólo se puede hacer con permisos root. En el directorio raíz de tu dispositivo, accede al directorio /system/etc. Ahí estará el archivo hosts, que necesitarás abrir desde un editor de textos para poder modificarlo bajo la misma dinámica que en los otros sistemas operativos que mencionamos.

Alternativas más sencillas para bloquear sitios web

Editar el archivo hosts puede ser complicado o generar cierto temor en quienes no tengan la costumbre de manejar la terminal, gestionar permisos de administrador o simplemente, de alterar directamente alguna configuración del sistema.

Para estos casos, existen soluciones no oficiales, pero con buena reputación, que simplifican esta tarea mediante una interfaz gráfica amigable, como en cualquier otra aplicación de uso común.

En Windows, existe como alternativa Hosts File Editor, app gratuita, distribuida bajo licencia GNU, que permite gestionar las entradas del archivo hosts desde una tabla de datos.

Para Mac, aparece como alternativa iHosts, una app que se puede obtener gratis desde la App Store. Desde el área de notificaciones se puede gestionar el archivo hosts de manera fácil, a través de más de un mecanismo.

Para Linux, existe gracias a Gnome la herramienta gnome-network-admin, que permite gestionar estos bloqueos desde una interfaz gráfica. Se encuentra disponible en los repositorios de este entorno gráfico.

En Android, una opción sencilla, gratuita y que además no solicita permisos root, es Daedalus. Aquí se pueden fijar varias reglas de bloqueo y activarlas o desactivarlas fácilmente con un interruptor.

En iOS, se encuentra disponible gratis desde la App Store BlockSite. Bajo un mecanismo similar a la app reseñada para Android, aquí se pueden fijar reglas diferenciadas de bloqueos, que se pueden activar y desactivar con facilidad.

La opción final: bloquear sitios desde el enrutador

Cuando no se tiene control sobre ciertos dispositivos, como los de algunas visitas, e incluso, cuando hay otra clase dispositivos en el hogar, como un Smart TV, que no brindan un acceso fácil a estas configuraciones, queda como último recurso realizar el bloqueo desde tu router (o enrutador).

Estos aparatos cuentan con un portal interno de configuración. Por lo general, se accede mediante la IP 192.168.1.1, pero también hay otros mecanismos de acceso, que varían según la marca y modelo de tu dispositivo.

Para dar con la IP de acceso correcta, más los nombres de usuario y contraseña requeridos para entrar, puedes revisar la etiqueta impresa del enrutador, su caja, su instructivo o el sitio web del fabricante. Si el aparato lo proporcionó tu proveedor de Internet, también desde ahí podrías recibir una guía.

Una vez dentro, dependiendo de cada caso, podrás encontrar un apartado dedicado al bloqueo de conexiones.

Caminos hay varios, con distintos niveles de dificultad y de control. Si necesitas bloquear el acceso un sitio web, por cualquiera de las razones expuestas u otra más, esta guía puede ayudarte a dar los primeros pasos con estos ajustes.

Related posts

Más de 4.000 apps usan tu micrófono sin que te enteres

Rocambol

Microsoft Edge basado en Chromium se instalará automáticamente en Windows 10

Jesus

Gmail tendrá autocorrector: adiós a los errores al escribir emails

Jesus
A %d blogueros les gusta esto: